Archivo de la categoría: Editorial

Desarmes, verificaciones y otras cosas de moda.

Era el desarme de ETA. No pude resistirme a ir y hacer la foto.

Era el desarme de ETA, no pude resistirme a ir y hacer la foto.

He esperado adrede porque me imaginaba lo que iba a pasar. Hace dos semanas largas que aparecieron por el Hotel Carlton de Bilbao los verificadores con la famosa acta de entrega-que-no-es-entrega de armas de ETA y la gente ya ni se acuerda. En este país, el vasco, el español o los dos juntos, cada uno que elija la fórmula que guste, ya estamos hechos a las voces como los gorriones, que dicen en mi pueblo.

Tal es el fracaso social de ETA últimamente que sus gestos no sirven más que para cachondeo de los de Vaya Semanita, tertulias televisivas y mareo de la perdiz. Yo creo que, si fuera de ETA, hubiera intentando hacer las cosas de otra forma que pareciera más seria. Entre dimes y diretes, teatrillos y tops manta de armas, lo que si es cierto es que hay que alegrarse de que estemos en este punto, ya que no muere gente ni se ponen bombas.

Me convocaron de la televisión vasca para dar mi opinión técnica sobre el asunto, en concreto de los informativos y del programa Sin Ir Más Lejos, lugares habituales de mis colaboraciones televisivas. En los dos casos me pronuncié solo técnicamente y expuse que no se podía considerar un desarme la exposición de cuatro armas en una mesa, las cuales nadie comprueba y hay que fiarse de un papel que traen escrito los etarras, limitándose los verificadores a firmarlo. Encima, las armas además se vuelven por donde han venido en manos de los etarras. Causó cierto estupor que yo dijera en el debate que ni siquiera sabíamos si eran de verdad o réplicas de esas de bolitas, tanto que han hecho con mis declaraciones video aparte, privilegio que se reserva siempre a los que dan la campanada. Confieso que eran ganas de provocar y retorcer las cosas pero, acostumbrados a que nos engañen, quería dejar patente encima de la mesa la escasa fiabilidad de la iniciativa a ojos de cualquier verificador que fuera imparcial y estos, está claro, no lo son. Si lo fueran, hubieran examinado una por una las armas, las hubieran manipulado, ellos o algún experto, hubieran tomado muestras de los explosivos para su análisis y, solo después, hubieran firmado que reciben “lo que parece ser el explosivo tal y tal” o “un arma en correcto estado de funcionamiento marca tal, número de serie tal y calibre cual”. Ah, y se las hubieran entregado a la policía. Para eso pretenden ser los notarios del proceso y la verdad es que me cuesta creer que esta gente tan prestigiada no sepa hacer las cosas bien. Así, ¿qué gobierno va a confiar en ellos?

En fin, creo que es un gesto insuficiente, tanto como lo sería que el gobierno, a cambio, acercara a dos presos a un cuarto de hora menos de viaje para sus familiares. En los próximos días veremos qué pasa, si es que pasa algo. Si no, veremos llover. Yo, por mi parte, me ofrezco como verificador técnico de las armas, con las cuales tengo cierta soltura. Creo que quedaría bien en los vídeos, chas, chas, manipulando los cerrojos con mano experta, extrayendo cargadores con la cara seria y mirando a los verificadores con gesto de asentimiento. Como soy un tío sin prestigio ni caché, me conformaría con que me pagaran un pincho-pote y con la efímera fama que me daría el evento. Como nunca he sido famoso, no se qué haría con ella pero, tras sopesarlo, he pensado que lo mejor será poner un bar de copas, como los futbolistas, y así me aseguro la vejez.

 

Click sobre el enlace para ver la noticia:

http://www.eitb.tv/es/video/teleberri–mediodia/2062948208001/3237312451001/21-feb-14/

Vídeo: Duda sobre el arsenal de ETA mostrado | Sin ir más lejos | EITB Vídeoswww.eitb.comVídeo: Duda sobre el arsenal de ETA mostrado. César Charro, especialista en seguridad, duda sobre si las armas que mostró…

Anuncios

EL PP Y SUS OCURRENCIAS. Enmiendas de última hora al proyecto de Ley de Seguridad Privada.

Salvados

Desde luego, estos del PP van a acabar con nosotros. ¿No se les ocurre meter in extremis una serie de enmiendas a la Ley de Seguridad Privada para dejarla más o menos como estaba antes de que empezaran a enredar con ella? Tengo en mi poder el texto y, al final, salvo el prestar servicios de vigilancia perimetral en centros penitenciarios y trabajar en dispositivos de vigilancia y protección coordinados con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, lo demás, lo más gordo al menos, se queda en agua de borrajas.

Se acabó la vigilancia en zonas comerciales y peatonales, fuera las identificaciones de ciudadanos en la vía pública. Queda, una chapuza a mi entender, la posibilidad de que los vigilantes anoten la identidad de los detenidos. No me entra en la cabeza para qué, la verdad. Porque si están detenidos, quiere decir que vendrá la policía a hacerse cargo de ellos y lo de tenerles el nombre apuntado para cuando lleguen suena más a servilismo que a labor investigativa eficaz. Preferiría yo que en vez de anotar se dedicaran a vigilar al interfecto para que no les atice y salga por pies, que hay gente para todo.

En fin, lo dicho, la política errática del partido en el gobierno parece no tener fin. El aborto, la seguridad privada, la sanidad, … ahora privatizo, ahora no; donde dije digo digo diego, … Joder que tropa, que dijeron Rajoy y el Conde de Romanones, cada uno por distinto motivo.

A mi también me han jodido. Dos meses después de recibir la llamada del programa SALVADOS, de La Sexta, para colaborar en una investigación que culminaba ayer en Bilbao con la grabación de una entrevista a un servidor a cargo de Jordi Évole, van y se rilan. Nos fastidian la investigación, el programa y mi minuto de gloria, así como el de mis compañeros y alumnos a los que había metido en canción para colaborar en la grabación. Qué chasco.

El tema prometía. Yo iba a hablar de lo mío, que es la formación, y pensaba reclamar más y mejores cursos para los vigilantes, que los pagaran las empresas y no ellos, como frecuentemente pasa, quería decir bien alto que hay que tener mucha dignidad para trabajar en esto por novecientos cochinos euros y aguantar además que la empresa se te descuelgue del convenio o te baje un treinta por ciento el sueldo, como ha hecho Alcor hace cuatro días. Pero en el paquete iban más cosas, se hablaría de las malas prácticas en este mundillo, de las implicaciones de miembros del gobierno actuales y pasados en las empresas de seguridad, de las diferencias en cuanto a atribuciones y consideración legal de policías y vigilantes, de la fallida reubicación de los escoltas privados, en el retrete después de quince años protegiendo a los que ahora tiran de la cadena… Bueno, creo que hasta iban a entrevistar a un empresario de la seguridad de esos que piensan que Hacienda somos todos menos él. No les digo más.

Un joyón de programa que, conducido por el premiado Évole de la forma que él acostumbra, es seguro que hubiera dado mucho que hablar y hubiera puesto los puntos sobre las íes en lo que es de verdad este sector. Siempre que salgo en algún medio lo digo: ponernos ojos y cara, darnos a conocer como personas, como trabajadores, no puede ser sino positivo. El ciudadano tiene derecho a saber que los males de la seguridad generalmente están varios escalones más arriba del vigilante, que suele ser la víctima y no el causante de ellos; también tiene derecho a saber que en este oficio mueren más vigilantes que policías porque los primeros trabajan solos, aislados, sin medios, con la formación justa y  sin amparo legal apenas. O que tú ciudadano que hoy te ríes, mañana puedes ser un triste vigilante, basta con que te larguen de tu cómodo puesto de oficinista para que se te quiten los remilgos y termines con cara de haba en la puerta de un Carrefour a aguantar que te llamen segurata y policía frustrado. Pero nadie se lo va a contar si no somos los que conocemos la realidad.

Como digo, los del PP se nos han adelantado y, al enmendar el proyecto, han reventado el programa dejándonos sin noticia. Hay que ver lo listos que son incluso sin querer. Jordi (me permito el atrevimiento de llamarle por su nombre de pila) me ha telefoneado para disculparse mil veces y pedirme que lo hiciera en su nombre con el resto de la gente que colaboraba con nosotros. Me quedo con una frase que me ha dicho: “nosotros no somos de los que decimos aquello de que la realidad no puede estropearte una buena noticia, a veces si te la estropea”. Es cierto, si la realidad cambia y lo que era de una forma ahora es de otra, hay que decirlo así, por derecho. Y si no se hace un programa, no se hace. Y si hay que pedir disculpas, se piden. Qué gran profesional y qué equipazo de lujo. Y aunque mi madre se quede sin presumir en la peluquería, me alegro de haberles conocido.

P.D.: Mi agradecimiento a todos los que tan amablemente han accedido a colaborar en el proyecto, particularmente a mi amigo Iñaki San Pedro, dueño de la escuela ISAN de defensa personal, en Getxo, la mejor que conozco y a la que invito a acudir a todos mis lectores. Es lo menos que puedo hacer.

LA COMIDA EN EL MATADERO.

Kubati, el que mató a una madre delante de su hijo, pidiendo justicia.

Kubati, el que mató a una madre delante de su hijo, pidiendo justicia.

En el día de hoy, y mientras se escriben estas lineas, aún estarán en los postres los sesenta y dos presos excarcelados por la anulación de la doctrina Parot en el municipio de Durango. No sé si lo han hecho adrede pero celebran la comida en un antiguo matadero; quizá es porque entre todos suman trescientos nueve muertos, a cinco por cabeza de media. Les habrá parecido apropiado.

A pesar de que algunos políticos hablan de escarnio a las víctimas y las propias asociaciones han intentado impedir la jamada en los tribunales, el juez Pedraz, al que tengo simpatía y algo de envidia porque es motero y luce una bonita melena, no como yo, lo ha autorizado porque no es un acto a favor de ETA. Será cierto y no voy a discutírselo que para eso él tiene más estudios y docta ciencia que un servidor. La verdad es que no creo que, con la ley en la mano, se pueda prohibir una reunión de sesenta y dos amigos para comer ya que entonces habría que prohibir bodas y bautizos. A fin de cuentas no debe olvidársenos que se trata de personas libres porque ya han pagado su deuda a la sociedad. ¿Qué me dice, que hay deudas que nunca se pagan? Oiga, usted es un facha. ¡Por favor!

La hipocresía abunda. No queremos penas largas sino resocializadoras porque estamos seguros, qué digo, segurísimos, de que los criminales, al final, siempre terminan arrepentidos y pidiendo perdón. Y yo, qué quieren que les diga, me descojono. ¿Que por qué? Pues porque en veintiún años de oficio me he dado cuenta de que la mayoría de los asesinos, violadores, psicópatas, ladrones, trincadores de lo público, utilizadores de internet por la cara, estafadores, secuestradores y todo lo que queda, no se arrepienten jamás. NUNCA. A ver si nos enteramos. Se arrepienten de que les pillen, les da pena no haber disfrutado del dinero que han robado y se la pelan las víctimas. Y además, está en la naturaleza humana buscarse una excusa para todo, sobre todo cuando has cometido las mayores atrocidades. Así que al final algunos hasta están orgullosos, como estos.

El acto ha sido bonito. Han leído un comunicado echando la culpa de todo al estado español, han dicho que sí, que han sido ellos pero que no se arrepienten, se han dado abrazos, han pedido que se respete la voluntad del pueblo y se han reído de lo lindo de sus cosas, cosas de asesinos que a los demás no nos hacen gracia pero que entre ellos se cuentan.

Entre los periodistas se ha levantado uno, muy bizarro, exigiéndoles arrepentimiento, dignidad y hombría. Valiente el tío, se ve que no es de Durango y mañana se volverá para Madrid. Le han dicho que si quería protagonismo que se fuera al circo. Normal, los protagonistas eran ellos. Al final lo han sacado de allí entre varios, uno por cada brazo. No se como no lo han matado. Habrán tenido unas tentaciones …

Bah, la verdad es que nosotros ya somos una generación perdida para el perdón, para la reconciliación y para otra cosa que no sea el odio a esta gente y de ellos hacia nosotros. Esperemos que nuestros biznietos sean otra cosa porque me temo que esto va para largo.

(¿Les ha tocado la lotería? ¿no? joder, qué putada. A mi tampoco).

EL PROYECTO DE CONTAR LA HISTORIA DE LOS ESCOLTAS EN EL PAÍS VASCO.

"Una pistola y veinticinco balas", el libro.

“Una pistola y veinticinco balas”, el libro.

La historia de la labor realizada por los escoltas privados en el País Vasco durante los años previos a lo que hoy parece el fin del terrorismo de ETA, tiene elementos dignos de ser contados y que la gente los conozca. Además de muchas anécdotas de todo tipo, desde las más simpáticas a las más terroríficas con muertos de por medio, esos años constituyen una parte importante de la historia, con mayúsculas, de Euskadi y de España. Nada menos que la que coincide con el fin de una época que ha durado cincuenta años, que son los que hace de la fundación de la banda terrorista.

No sé si dentro de diez, veinte o treinta años los historiadores escribirán sesudos estudios sobre ello o si incluso se harán películas que, creo yo, serán de tiros, intrigas y mucha acción. Pero hoy por hoy, nadie habla de ello. Parece que se ha olvidado que aquí se mataba a la gente y que llegó un día en que algunos ciudadanos no podían caminar solos por la calle.

Por eso, en el mes de agosto de este año que se va, en un pueblo de Extremadura en el que no hay otra cosa que hacer durante las horas de sol que dejar pasar el tiempo, se me ocurrió comprar un cuaderno y un bolígrafo y empezar a escribirla yo, que ni soy escritor ni historiador, sino un mindundi que trabaja en esto. Confieso que me da un poco de vergüenza decir que estoy escribiendo un libro como este porque, aunque he escrito otros, la tarea no es comparable y creo que me queda grande. Ahora, de una cosa estoy seguro. La forma en que yo veo las cosas que aquí han pasado está más cercana a las gentes que va dedicado que lo que puedan escribir los mejores escritores. Porque yo, que no soy escolta, he vivido entre ellos, les he entrenado y les he enseñado a algunos el oficio lo mejor que he podido. Como no han matado a ninguno, me doy por contento aunque podría haberlo hecho mejor.

Llevo ya varios capítulos escritos, como un tercio del libro. La tarea es ardua y me di un año para concluirla, o sea, hasta agosto. Ahora presento el proyecto y lo someto a debate público. Me gustaría tener la colaboración de los que trabajaron en ello, de los protegidos y de todo el que crea que puede aportar algo. Y una cosa muy importante, que me digan qué habría que contar porque, aunque yo lo tengo claro, siempre es bueno que haya sugerencias. Ya advierto que no tengo por qué hacer caso, que para eso firmo yo. Pero las agradeceré de todas formas.

Y ya, sin más dilación, el que quiera ver el resumen del proyecto que he preparado, que pinche el enlace:            avance libro

A VUELTAS CON LA NUEVA LEY DE SEGURIDAD PRIVADA. Reflexiones marginales.

"Ladran, luego cabalgamos". Don Quijote a Sancho Panza.

“Ladran, luego cabalgamos”. Don Quijote a Sancho Panza.

Del interés que está despertando la próxima aprobación de la nueva Ley de Seguridad Privada da fe el revuelo mediático que se ha formado. Como sabrán los pocos que me siguen, soy colaborador habitual de la cadena de televisión vasca ETB para asuntos de seguridad y mi presencia en diversos programas ha ido siendo cada vez más frecuente de un año para acá. No creo que ello se deba a mis dotes periodísticas o a mi presencia ante las cámaras, sino más bien a que determinados interlocutores del mundo de la seguridad, asociaciones, sindicatos profesionales y modestamente un servidor, que va de divulgador, venimos haciendo desde hace años una labor pedagógica con la intención de dar a conocer a la sociedad este oficio tan vapuleado.

Esta semana ha sido especialmente prolija en apariciones al punto de temer que la gente empiece a hartarse de ver mi cara cada vez que enchufa la tele. No será para tanto porque hay quien sale más, por ejemplo Jorge Javier Vázquez, pero él está más acostumbrado que yo y además cobra. El colofón fue ayer con tres entrevistas grabadas en nuestro centro de formación, una de ellas para La Sexta, que se emitió a nivel nacional en los informativos de la tarde.

Todo el interés está centrado en saber cómo va a ser esto de que el vigilante pueda pedirte el DNI o detenerte en una vía pública, o si te puede poner las esposas y hasta cachear. Nadie parece saber que la mayoría de estas cosas ya se podían hacer desde el 92, o sea, hace más de veinte años. Pero no importa, no voy a entrar en eso. ¿Saben lo que importa? Que llevamos un montón de tiempo en el que se habla de la seguridad, de la pública y de la privada. Se opina, se discute, hay tele y prensa escrita. Lo comentan las señoras en el mercado y los hombres en el bar, o al revés, los hombres en el mercado y las señoras en el bar para no ser sexista. Y esto, fíjense el detalle, es por lo que algunos llevamos años, muchos, luchando. Por que salga a la luz un colectivo en el que miles de personas trabajan en este país para garantizar derechos de otros, por que dejen de ser un grupo de profesionales vilipendiados y tachados de analfabetos por otros que no saben dónde tienen la mano derecha, por que deje la seguridad de ser un oficio cutre y marginal que se oculta a los vecinos y amistades.

Y al final, parece que algo vamos haciendo porque se habla, unos bien y otros mal, eso no importa. Ya nos conocen. Pronto nos apreciarán.

DOCTRINA PAROT: Se cumplió la profecía.

Estrasburgo-ordena-la-puesta-e_54391479583_53699622600_601_341Hace bastantes meses, en este blog hubo un artículo sobre la Doctrina Parot. En él hablaba su autor, que soy yo, de la certeza sobre el hecho de que la sentencia del Tribunal de Estrasburgo diera la razón a los cabrones asesinos, terroristas, violadores y pederastas a los que se aplicaba la misma. Si, si, lo sé, el tono inicial de este nuevo post no es lo que se espera en un jurista. Supongo que la mayor proximidad a las víctimas respecto de los asesinos me hace desvariar y, de hecho, comienzo a notar cierto calor a medida que pulso las teclas del ordenador. No soy imparcial, el que no quiera que no me lea. Pero qué pena de aquellos que no sientan el mismo dolor e indignación con la salida a la calle de esta gentuza.

Y, sin embargo, el Tribunal tiene razón. Veo cómo algunos periódicos cargan tintas contra los Magistrados, cómo las asociaciones de víctimas hablan de vergüenza y de cómo nos quieren tranquilizar diciendo que, bueno, que eso no significa que salgan todos, que se verá caso por caso. Es mentira. La sentencia sienta jurisprudencia y van todos a la calle pero ya.

A poca gente oigo decir que la doctrina Parot era una chapuza propia de politicastros cobardes que, incapaces de ponerse de acuerdo hasta en lo más importante que era castigar a los asesinos de los ciudadanos que les votan, no tuvieron lo que hay que tener (responsabilidad, valentía, altura de miras, competencia profesional, …) para endurecer unas leyes penales en las que, una vez muerto el primero, los demás salen no baratos, sino gratis. Aquí, y viva la Pepa, sale igual matar a uno que a mil, y encima hasta el monstruo más irrecuperable tiene derecho a salir cuanto antes de la trena. Con una carrera pagada por nosotros y subsidio de paro, que matar da mucho trabajo.

Nuestros políticos, más preocupados en otras cosas, no han sido capaces de corregir esta infamia como se debe, mediante una reforma legal, y se decantaron por hacer una “ñapa”, esa palabra tan nuestra, un apaño, vamos. Una chapuza. Agarraron el Código Penal y la legislación penitenciaria, la interpretaron a su manera, que es la de los tontos y los incultos,  y lo que salió fue el despropósito de la Doctrina Parot, un engendro de inseguridades jurídicas, un sistema de aumento de la pena por decreto y no por sentencia, algo que en Europa y en cualquier parte del mundo civilizado cualquiera con diez minutos de carrera de Derecho consideraría como lo que es, como una bazofia. Ya solo la idea de darle el nombre de una persona lo dice todo. Se hizo a medida de este señor para agravarle la condena en mayor proporción de la que habían dictado los jueces.

Pues bien, la derecha hubiera sido, fíjense si desde el 73 no tenían tiempo, realizar una reforma del Código Penal, contemplando ciertos supuestos y cualificándolos especialmente sobre el tipo penal de referencia. Y hubiera sido posible el agravamiento de las penas hasta lograr el fin que perseguía la Doctrina Parot, pero bien hecho y por lo legal. Ahora ya no hay remedio y van a salir todos a la calle, repito, TODOS.  Aunque será un goteo y procurarán que no veamos las fotos.

Bueno, como todo buen artículo tiene que tener una propuesta final, yo planteo la siguiente: creemos una Doctrina Bárcenas y aplíquese a los políticos corruptos y trincadores para procurar que no salgan a la calle en cuarenta años. Y ahí sí, diga lo que diga Estrasburgo, ni puto caso.

CURSO BENÉFICO DE DEFENSA PERSONAL.

1150993_515587531855460_1970713089_n

1170849_10151650172468002_2125615824_n

Carteles anunciadores del evento solidario para la recogida de alimentos.

Desde luego, hay gente que no tiene otra cosa que hacer. Entre ellos Jose Luis Arranz, uno de mis colaboradores, que últimamente anda metido en berenjenales solidarios. De una forma rara, hay que decirlo, porque lo hace a través del boxeo, el kick boxing y todas esas disciplinas asociadas de dar puñetazos y patadas. De casta le viene al galgo. Su padre corrió el Tour con Bahamontes, su tío fue reputado boxeador y su hermano subcampeón munidal de remo y olímpico hasta hace cuatro días. Él ha competido en el cuadrilátero pero la edad ya no perdona y ahora se conforma con estar en la esquina con el cubo y el botellín de agua, atento a si a sus pupilos les encajan algún tortazo que los deje fuera de combate.

Lo que decía, en viendo que en el pueblo donde trabaja, Zalla, provincia de Vizcaya, familias enteras estén en el paro y cada vez con menos recursos y más desesperación, se le ha ocurrido que sería buena idea poner su grano de arena y ha organizado un seminario de Defensa Personal a beneficio de sus vecinos.

El precio por participar es llevar un lote de alimentos, no se dice si grande o pequeño, y, a cambio, al participante le lloverán trompadas hasta en el carnet de identidad (es broma). También se ha buscado la vida para que el instructor del seminario sea de pata negra.  Jose M. Infante, luchador profesional de Kick Boxing, viene desde Madrid sin cobrar un chavo para echar una mano a la gente del pueblo.

Esto será por la mañana. Para la tarde hay organizada una velada de kick boxing con peleadores, así los llama él, de toda España y a la que se podrá acudir por el módico precio de 10 € que espero de todo corazón sirvan para que pueda compensar todo lo que hasta ahora lleva puesto de su bolsillo en alquiler de cuadrilátero, pasquines, etc. y cuyo sobrante, si lo hay, también quedará para las familias.

Estaba yo pensando en lo meritorio de esto cuando me he visto embarcado en la movida, aún no se cómo. En total, que el centro de formación que dirijo, Gabinete de Expertos en Seguridad, con sede en Bilbao y donde se dan las mejores clases de seguridad, (perdonen la publicidad, pero en Tele 5 les meten más y se la comen entre pan y pan), se ha apuntado al carro. Y como todo lo demás ya estaba medio montado, a un servidor se le ha ocurrido la única idea que, por años y por talante, se le podía ocurrir, que es la de organizar un fiestón  por la noche en un garito de la localidad para que los asistentes puedan restañar sus heridas con cerveza y buena música.

Pienso echar el resto para que allí se pinche música con mayúsculas: Stand By Me, Hotel California,  Sweet Home Alabama, Proud Mary y toda la parafernalia de himnos de mi generación alternada con Georgie Dann y Camilo Sesto, que siempre dan mucho juego. Nada de dj´s de Ibiza.

En mi opinión nadie debería perdérselo. Además son fiestas de Zalla y, si se aburren, la noche no estará perdida. Pueden acudir al cursillo mañanero, a la velada o a la fiesta. O a las tres. Por otro lado, sabedores mis alumnos de que aporreo la guitarra con gente a la que le gusta el country y el folk americano, me han pedido que forme un combo y me suba al escenario, no sé si porque me quieren oír tocar o para reírse. En cualquier caso, si al final decido hacerlo, será por una buena causa. Pero eso ya queda como la gran sorpresa de la noche.

Así que el 28 de septiembre, sábado, ¡Todos a Zalla! Y que Dios nos pille confesados.

Nota: Queda aún por decidir el local organizador de la fiesta. En cuanto se sepa, daremos cumplida información de lugar y hora.