Seguridad privada y estrategias globales de seguridad

¿Es cierto que los terribles hechos de París marcan un antes y un después Captura de pantalla 2015-01-15 a las 16.54.38en las estrategias globales de seguridad? Sería más adecuado decir que desde el atentado a las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001, seguidos de los ataques a los trenes de Atocha del 11 de marzo de 2004 y los cometidos contra los autobuses de Londres el 7 de julio del año siguiente, la tranquilidad europea ha ido degradándose progresivamente al punto de hacer claramente ineficaces las políticas implementadas hasta la fecha. Lo de París, con ser gravísimo, no hace más que ahondar en la crisis. Recordemos a este respecto que fueron algunos más los muertos, 198, en los trenes de Atocha.

En España, las labores de inteligencia han dado al traste muy probablemente con varios atentados tanto en nuestro suelo como en el de otros países del entorno. Sin embargo, ¿qué se hace a pie de calle? Hablemos de los recursos de la seguridad privada.

Con casi 90.000 efectivos según las estadísticas y más de 200.000 habilitados para incorporarse a tareas de vigilancia y seguridad, el sector privado se configura como un interlocutor no ya importante, sino imprescindible en la estrategia preventiva de lucha contra el terrorismo a través de una de las funciones más básicas y a la vez efectivas de cuantas se desarrollan: la vigilancia de zonas, eventos, transportes, servicios públicos y grandes concentraciones de masas en general que a día de hoy constituyen los objetivos prioritarios de los terroristas.

En el partido del sábado entre el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona, han formado parte del dispositivo de seguridad la friolera de 1.400 Vigilantes de Seguridad, más que policías, con la labor de controlar los accesos, realizar cacheos y alertar a la policía de las situaciones de riesgo que pudieran detectarse. Todo ha ido a las mil maravillas y no ha habido que temer ningún peligro. Una vez más, la realidad desmiente a todos aquellos que injustamente despotrican contra los “privados” a veces desde las tribunas de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. La situación actual recuerda otras parecidas, como cuando la policía no era capaz de proteger a todos los amenazados por ETA y tuvieron que ser los Vigilantes de Seguridad quienes se especializaran en la realización de escoltas, propiciando así en gran medida el fin de la banda al privarle de sus objetivos inmediatos.

Por lo tanto, basta ya de tonterías, de celos infundados. Como profesionales nos corresponde luchar por la incorporación de todos los recursos a un sistema integral de seguridad que garantice la tranquilidad de nuestros ciudadanos y ayude a los poderes públicos a luchar contra esta nueva lacra. 90.000 personas no es una fuerza desdeñable, los 100.000 más que están en la “reserva” son un refuerzo con el que le gustaría contar a cualquier policía o ejército. Ahora solo queda tomarse en serio las cosas y empezar a afinar con su formación, sus recursos operativos y, algo importante, unas condiciones salariales dignas del riesgo y la responsabilidad de las nuevas tareas que sin duda asumirán.

Las tres patas del banco de un plan integral de seguridad, recordemos, son los recursos humanos, los técnicos y la coordinación. Gente hay, medios técnicos no faltan, queda perfeccionar la coordinación de fuerzas. Solo así estaremos seguros.

Por César Charro

Anuncios

2 Respuestas a “Seguridad privada y estrategias globales de seguridad

  1. Muy buen post! Comparto con ustedes el link del sitio web de Alutel Mobility, una solución que permite el control de personas y vehículos de forma móvil focalizado en proyectos productivos, minería, petróleo gas y construcción. No se lo pierdan!

    http://www.alutelmobility.com

  2. Buenos días César, totalmente de acuerdo contigo, cómo no. Ahora falta saber,¿tendrán la generosa idea de pensar,” éstos chicos se la están jugando pongámoles un sueldo digno”? Me atrevo a pensar al 100% negativo. Ni clientes ni empresas. Muy sencillo, nosotros estamos obligados por las circunstancias ha hacer nuestro trabajo dignamente cobremos lo que cobremos y a ellos se la suda si nos jugamos la vida o no, y para colmo, los convenios que se han firmado en los últimos años nos lleva a pensar que no nos podemos fiar ni de nosotros mismos favoreciendo siempre a la patronal.
    Por otra parte, cómo ya sabemos, el problema yihaidista no es de ahora y no sé cuanto tiempo más tendrá que pasar o cuántos más tendrán que morir, Lo que sí es cierto es, que cuando los recursos humanos de la seguridad pública no son suficientes, existe una seguridad privada que dispone de personal cualificado e incluso muchos más que cualificados para poder asumir dichas competencias. Aunque parezca que en nuestros puestos de trabajo nunca ocurre nada, lo cierto es que la amenaza está latente, aunque por desgracia siempre se nos ningunee a los vigilantes. ¡Señores, es hora de ver la realidad! ¿A qué esperamos? A la POBLACIÓN le hace falta más seguridad y la tiene al alcance de sus manos, es hora de ofrecérsela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s