LA IDENTIDAD.

 

11252008_1448061578820860_9015775918041121566_n

Tenía terminado el artículo y listo para publicarlo en el blog cuando, para desgracia de todos, ocurrió la barbarie de Francia. Me encontraba trabajando junto a mis compañeros cuando los primeros Tuits empezaron a inundarme el móvil y tras minutos de intensa angustia sufriendo por la falta de noticias como un toxicómano con el “mono”, se confirmaron las sospechas… era un atentado.

Al margen de todo lo que ha rodeado a estos despreciables hechos, un patrón en particular se vuelve a repetir por parte de los terroristas y es que Ahmad Almohammad, uno de los asesinos, portaba un pasaporte sirio falsificado.

Como algunos compañeros recordarán, vengo avisando desde hace años que la modalidad delictiva en Euskadi pasa por momentos de transformación. Una transformación que se traduce en que empezamos a sufrir las consecuencias de delitos que hasta la fecha veíamos lejanos pero que han llegado para quedarse.

Cada uno tiene su propia opinión. Y yo, al igual que el resto, tengo la mía propia. Una opinión basada en más de 14 años de servicio en la seguridad privada y pública sobre por qué estamos sufriendo estos delitos ahora y no hace 20 años, como los llevan padeciendo en otras partes del país. Pero ese debate lo dejaremos para más adelante. Imagen 1

Lo que me hizo saltar las alarmas sobre una modalidad delictiva que se avecinaba silenciosa pero devastadora para el gremio de la seguridad, fue “comerme” un documento de identidad falso de Portugal. Falsedad que descubrí meses después tras volverme a encontrar con la misma persona pero esta vez bajo su verdadera identidad. Se puede imaginar la cara de idiota que se le queda a uno cuando descubre que ha sido engañado y la otra persona niega la existencia de tal documento apócrifo con una templanza digna de un monje shaolin.

Una y no más.

Desde entonces no he parado de formarme yo y formar a otros compañeros y no me he cansado de advertir hasta la saciedad en diversos foros lo importante que es el conocimiento para nuestras fuerzas de seguridad en orden a detectar las modalidades falsarias ya que de unos pocos años para acá las nacionalidades y los documentos de los delincuentes en Euskadi se han diversificado y multiplicado, fruto del momento político que vivimos actualmente y con unas consecuencias devastadoras por no saber detectar a tiempo un documento falso. La mayoría de documentos falsos se utilizan en: estafas, imputaciones a personas inexistentes, contratos fraudulentos o, en el peor de los casos, a situaciones como el vuelo de Malaysia Airlines, donde dos personas con pasaportes falsos subieron al avión, o la del cerebro de los atentados de París, Abdelhamid Abaaoud, que se jactaba de haber sido parado en un control policial sin ser detenido gracias a Alá. Gracias a Alá no, gracias a que los agentes no supieron pillarle.

La identidad es nuestro bien más preciado y la debemos guardar a toda costa, dando la importancia que merece el hecho de que perder una documentación que contiene datos personales es como perder una parte de nuestra identidad y el poner una denuncia no debería ser visto como un mero trámite administrativo sino la primera medida a tomar para protegernos no vaya a ser que alguien nos usurpe dicha identidad. Este último es un tema interesante, hablaremos de él más adelante.

Por Jose Luis Minteguia

Anuncios

Una respuesta a “LA IDENTIDAD.

  1. Ese Joselu!

    ¿Para cuando un monográfico sobre docus arabes?
    Un saludo crack.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s