MEMORIAS DE UN AMANTE SARNOSO.

groucho_2363267k

Estos meses se está haciendo cada vez más frecuente oír a la gente hablar de los vigilantes de seguridad. No recuerdo yo otra ocasión en la que un cambio en la legislación de seguridad privada haya interesado tanto al ciudadano de a pie. Generalmente era lo contrario, la misma profesión era absolutamente desconocida del gran público y aunque hoy lo sigue siendo, lo cierto es que el debate sobre ella alimenta algunas esperanzas.

Tengo por cierto que para que cualquier actividad, sector u ocupación gane en prestigio y consideración social, lo primero es que se le conozca, luego que se sepa lo que hace y, finalmente, que se normalice su situación con respecto a la sociedad. Por ahora vamos en la primera fase solamente. Porque, de todo lo que oigo, más de una vez me daría la vuelta y respondería los comentarios de barra de bar que hay que oír a veces solo por tener una oreja a cada lado de la cabeza. No lo hago únicamente por el temor a ser echado del bar a tortas.

Lo cierto es que en los últimos años han muerto más vigilantes de seguridad que policías en acto de servicio. Ah, ¿que no lo sabían? Normal, nadie lo sabe. No interesa. Lo cierto también, es que muchos de esos vigilantes han caído por estar solos en sus puestos de vigilancia, vendidos a la hora de afrontar una situación de riesgo, porque era más barato poner uno que dos. Y lo cierto, finalmente, es que hay empresas que tiran los precios de los servicios a costa de luego no abonar lo que corresponde a sus trabajadores. Recordemos aquí el caso de ESABE que mientras su hoy desaparecido propietario se paseaba en un yate de treinta metros de eslora, uno de sus vigilantes se suicidaba porque no le pagaban el sueldo, el hijo de la gran puta.

Como según todos los analistas este sector va para arriba, cosa que me creo dada la escabechina en plazas de policías que se viene haciendo los últimos años, creo que debe exigirse un mínimo de seriedad a quienes manejan el cotarro del sector para que deje de ser precario en salarios y en condiciones laborales.

Estos días los vigilantes andan revueltos. Los sindicatos y asociaciones se manifiestan y se pronuncian sobre acciones de protesta porque las empresas se descuelgan del convenio, que ya es lo que faltaba por ver. Mala cosa esta de que el convenio ya no sea ley entre las partes. Espero, en fin, que consigan la unidad y puedan mejorar las cosas. Y que, cuando entre en vigor la nueva ley, y la seguridad vuelva a repuntar, se creen de nuevo empleos pero esta vez de calidad, no como los que venimos viendo hasta ahora.

Y a los que rajan tanto sobre la falta de capacitación de los vigilantes y del personal de seguridad en general, recordarles varias cosas. La primera que también hay cirujanos que se dejan las tijeras dentro de las tripas de un paciente, capitanes de barco que para cepillarse a una rubia encallan un crucero y pilotos que estrellan aviones con toda la gente dentro. La segunda que hace falta mucha dignidad para jugarse la pelleja por 900 euros y para eso sí que no todo el mundo vale, ¿vale?

Ya, ya sé que el título no tiene nada que ver. Es el que Groucho Marx puso a un libro en el que contaba sus memorias. Opino, como él, que si no llego a ponerlo, a lo mejor nadie hubiera leído este artículo.

 

Anuncios

Una respuesta a “MEMORIAS DE UN AMANTE SARNOSO.

  1. Totalmente de acuerdo, cómo siempre. ¿Para qué sirven los convenios si luego se permite que las empresas se descuelguen? Cuando es para quitarnos pluses de las pagas extras no se descuelgan, ni para otras situaciones por las que nuestras nóminas han disminuido. La verdad es, que no sé con quién estoy más indignada si con las empresas o con los sindicatos que firman cada año convenios cada vez más precarios. Sí que lo que nos hace falta a los vigilantes es estar más unidos para éstas cosas, y por otra parte,¿ de qué sirve si los mismos representantes que hemos elegido se bajan los pantalones todos los años sin pestañear?¿ qué os parece saber que alguno se dedica a malmeter en los trabajos para que otros compañeros sean despedidos?¿Cómo podemos confiar así en nadie? A vosotros sindicalistas me da igual de qué sindicato, os toca mover ficha de una vez para poder tener un convenio digno, y sino, dejarlo cómo está y no firmeis convenios más precarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s