OPERATIVA EN METRO BILBAO CON MÚSICOS AMBULANTES.

4446685358_25a31184e5_zEl Metro de Bilbao tiene unas instalaciones que son una maravilla de limpieza y eficiencia. La seguridad, pese a incidentes aislados derivados del enorme número de usuarios, es envidiable y el trato del personal exquisito sin excepción. Lo que no quita para que a veces se cometan equivocaciones como la que vamos a tratar, que es gorda.

Omitiré nombres y números profesionales para que no les manden al paro pero la cuestión es que hace un par de días, varios vigilantes de ese servicio me hacían llegar la razonable duda de si pueden expulsar de las instalaciones a músicos callejeros, aunque tengan su guitarra en la funda, simplemente por ser conocidos como tales por el personal de seguridad.

Como pasa en muchas ciudades, el metro de Bilbao se ha convertido en el escenario de algunos trovadores  que amenizan los trayectos tocando en los vagones. Aquí en Bilbao la verdad es que son pocos, no como en Madrid u otras ciudades europeas. A mi, particularmente, me gusta mucho uno que debe ser colombiano y se llama Wilson. Toca unos aires muy sentidos de su tierra con la mirada perdida del emigrante que no sabe si regresará algún día. Sin embargo, entiendo que haya a quien le parezca un coñazo.

En cualquier caso, y volviendo al tema, parece que los vigilantes han recibido la orden de que cuando se les vea en la estación portando un instrumento, se les expulse de la misma aunque no lo estén tocando ya que, según el ordenante, se sabe que lo van a hacer. Esta orden es manifiestamente ilegal por varios motivos.

El primero que, a no ser que esté escrito en alguna normativa, portar un instrumento en un vagón de metro, que yo sepa, no constituye ningún tipo de ilícito vaya este en su funda o se lleve en la mano. Lo será, seguro, el ponerse a utilizarlo por lo que tenga de molestia al resto de usuarios.

Segundo, no se puede culpar a nadie de lo que todavía no ha hecho aunque se intuya que lo puede llegar a hacer. ¡Qué gran herramienta policial sería meter en la cárcel a violadores, asesinos y ladrones futuribles antes de que cometan sus delitos guiándonos por la pinta que tengan! Pero, ¿saben? No se puede porque vivimos en un estado de derecho, cosa que no debería tener que explicar nadie a estas alturas. ¿Qué coño está pasando? ¿Tan pronto se nos ha olvidado lo que es la democracia? Hacerlo entraña un comportamiento antijurídico, o sea ilegal, evidente para cualquiera.

Tercero, no estamos hablando de un crimen ni de un delito, sino de una infracción administrativa que no justifica una actuación preventiva tan restrictiva de los derechos individuales de un ciudadano como es su expulsión de un servicio público, más cuando ese ciudadano ha pagado su billete. Es muy posible que ni Wilson ni ningún otro músico interpongan denuncia alguna por discriminación pero, si lo hacen, un juzgado puede darles la razón teniendo en cuenta lo que he dicho y, además, que la actuación va a quedar registrada en las cámaras de Metro Bilbao, que están por todas partes. Y recordemos que en estos oficios de la seguridad la responsabilidad por aquellas actuaciones ilícitas es personal y directa, o sea, de quien las lleva a cabo independientemente de quién se lo haya ordenado, que también puede tener la suya.

Por si sirve, me gustaría comentar que allá por febrero un Juzgado de Instrucción de Madrid dictaba una orden de alejamiento de todas las estaciones del metro para el clan de carteristas conocido como las Bosnias. Estas tipas, que se pasan el oficio de madres a hijas como los joyeros y los churreros, llevan años sangrando a los viajeros y sacan tanto parné que tienen un abogado glamurosísimo que salió un día en la tele defendiéndolas y parecía de La Ley de Los Ángeles. Bueno, pues el pollo, el abogado chuleta, ha conseguido que la Audiencia Provincial tumbe esa orden de alejamiento en base a que no pueden negarse servicios esenciales a la ciudadanía, aunque hayan delinquido en ellos con anterioridad. Mi admiración para el jurista y mi rechazo para la sentencia de la Audiencia, que hace valer el derecho de unas manguis sobre el de toda la colectividad de ciudadanos honrados. Pero así están las cosas y esta doctrina es aplicable punto por punto a los músicos. ¿Qué tiene que hacer entonces el vigilante? Pues su trabajo, vigilar para que el músico no toque y aplicar las normas procedentes cuando lo haga. Es el juego del gato y el ratón, lo de siempre en este oficio. Pero es que es así.

Y, junto a esta polémica, me hacen llegar otra. Resulta que a un borrachuzo que viaje de día se le apea del vagón porque “no está en condiciones para viajar”. Sin embargo durante épocas de fiestas, como ahora con la Aste Nagusia, el metro va por las noches lleno de bolingas que vuelven a casa a comprobar si la llave todavía entra en la cerradura. ¿Por qué no los echan? ¿Se excepciona la norma general en fiestas? ¿Los borrachos fiesteros están en condiciones para viajar y los de diario no? ¿Molestan menos? ¿Lo ha pedido el Ayuntamiento para promocionar las fiestas? ¿Son del PNV? A saber.

En cualquier caso, y para que reine la armonía, pido a los borrachines un poco de consideración al vigilante y a estos que, si ven que aquellos se van quedando dormiditos en el vagón, llamen a algún músico para que les cante una nana hasta que lleguen a destino. Así todos contentos.

Anuncios

10 Respuestas a “OPERATIVA EN METRO BILBAO CON MÚSICOS AMBULANTES.

  1. Después de ver el último comentario me ha parecido oportuno responder. Hace unos cuantos años ya que conozco a César , y también unos cuantos que trabajo en metro Bilbao, por eso me parece oportuno decir que estoy totalmente de acuerdo con él y los demás compañeros y que si hay alguien que saque la cara y esté ahí para ayudarnos ese es César Charro. estoy totalmente segura que si lo ha publicado es porque se lo han pedido, y es más, también estoy completamente segura que si no ha dado nombres es para protegerlos y no porque ellos se lo hayan pedido. Sería muy interesante que se viesen todos los artículos que ha publicado en este blog y luego poder decir si se ha aprovechado o no. No he conocido a persona más íntegra y dispuesta a ayudar a los demás.
    Mi más sincero apoyo, César.

  2. Dices que omitiras nombres y sus numeros de placa para que no los manden al paro?? Y encima lo dices como un favor,cuando tu mismo dices que te han hecho una consulta,ellos ham actuado de buena fe,tu no y yo si fuera ellos no lo volveria ha hacer,pero para mi hay un detalle que no se porque se te ha pasado por alto,y es saber quien es el que ha dado esa orden para nombrarlo idiota del año,de ese si que deberias publicar sus datos,ya que son esos jefecillos los que se dedican a dar ciertad ordenes,que sabem que son ilegales,pero que lo

    hacen muchas veces bajo amenazas sutiles.Te has cebado con el mensajero,tu intencion no era mala pero, mala em su contexto.

    de buena fe y han confiado e

    • En primer lugar, gracias por tu comentario. Sin embargo no entiendo por qué dices que no tengo buena intención con los vigilantes que me han hecho la consulta. Aparte de protegerles omitiendo cualquier dato que les haga reconocibles, tengo que decirte que son ellos los que me han pedido que publique este artículo para que sus compañeros puedan saber las consecuencias de una actuación en este sentido. Los que me conocen saben que jamás perjudicaría a un compañero del mundo de la seguridad, para eso ya están otros. Un saludo.

  3. vigilante de metro

    Gracias a César por este comentario y por todos los demás siempre a favor del vigilante (cuando lo merecemos, por supuesto) tratándonos como lo que somos. Cómo vigilante de metro Bilbao, totalmente de acuerdo con el compañero. El metro de Bilbao no es tan grande ni está diseñado como los demás pero estoy totalmente seguro/a que todos pensamos de la misma manera, nuestro trabajo se debe dedicar a ayudar al prójimo.
    Me complace que salga este tema, ya que, cómo trabajador/a del metro que soy puedo dar mi opinión de primera mano. Mi intención, por supuesto, no es dañar a nadie sino simplemente expresarme con sinceridad (quizá me equivoque o no) pero ahí va:
    Primero explicar que estos guitarristas habituales desde hace unos cuantos años no sólo tocan sino que también piden, cosa prohibida si no me equivoco en todos los metros, pero aquí lo que se debate es que entran con un billete reglamentario, por lo cual opino que echarles a la calle es una equivocación. Todos sabemos que ellos viajan para tocar dentro y pedir, pero si llevan la guitarra enfundada quién nos asegura que no están ahí para desplazarse a una zona ( un local) donde quizá les hayan contratado. Cómo bien dices, César, creo que lo mejor sería una buena sanción administrativa y quizá no volverían a tocar y pedir más en el metro.
    Por otra parte, nos encontramos conque los fines de semana, o cualquier otro día, la gente sale por la noche de fiesta y no vuelve en las mismas condiciones ,cosa nada agradable sobre todo para los que entran a trabajar por la mañana temprano y se tienen que encontrar con situaciones nada agradables. También es bueno decir, cómo dirían algunos, que por lo menos no cogen el coche y no se dedican a atropellar a nadie. Mi desacuerdo, cómo padre/madre que soy, es, que no me gustaría que si algún día mis hijos viajasen en esas condiciones se les echase a la calle y que por cualquier circunstancia, hablemos de situaciones climatológicas adversas, accidentes, etc pueda quedarme sin ellos. Mientras permanezcan dentro de las instalaciones nosotros los vigilantes somos responsables de su seguridad nos guste o no, y debemos asegurarnos de que cuando salgan de ellas estén en condiciones y poder sentir que hemos hecho bien nuestro trabajo. Estas y muchas otras son las cosas que me hacen sentir orgulloso/a de la profesión que practico precisamente en uno de los lugares más adecuados para ello, el metro. No soy perfecto/a, al contrario, tengo muchos defectos y, por supuesto, también en mi trabajo pero soy vigilante de SEGURIDAD, cómo la propia palabra indica.

  4. Completamente de acuerdo contigo. Soy vigilante de Metro (de otra ciudad mas grande) y no solo se les puede dar “cuartelillo” a los buenos músicos, sino que en Madrid, por ejemplo, se les permite tocar en las estaciones.

    En el vagón , por cuestiones de seguridad, es normal que no se les permita ejercer (aparte de la molestia a los usuarios que no les guste) y a los mendigos que “van de músicos”, tampoco. Pero es mas que razonable que no solo puedan viajar los músicos con sus instrumentos, sino que se les permita trabajar en los túneles de las estaciones e intercambiadores.

    A los borrachos, mas que acosarles, los servicios de seguridad debemos protegerles de “chinaores” (que les roban mientras duermen la “mona” rasgandoles con cuchillos o cutters los bolsillos) a no ser que realmente representen una molestia para los demás usuarios o un peligro para si mismos (en cuyo caso se les acompaña a tomar el fresco o se les llama a una ambulancia).

    Indigentes que en el frío invierno duermen en las estaciones o vagones y se les “echa un cable” para que puedan dormir tranquilamente hasta que avanza la mañana, etc.

    En una sociedad tan deshumanizada como la que tenemos, Los vigilantes tratamos de aportar nuestra pequeña porción de humanidad y ayuda, a veces a costa de nuestro propio empleo o serias amonestaciones.

    No somos “seguratas”. Somos agentes de seguridad privada y nuestro trabajo es el de aportar un poco de cordura y protección a los usuarios del servicio. Estamos para AYUDAR y para evitar ABUSOS de quien no sabe convivir con el resto de usuarios sin molestarles o ponerles en peligro.

    • Es bueno que la gente sepa cómo piensan de verdad los profesionales de la seguridad. Así se irán quitando ciertos prejuicios sociales acerca de esta labor. Gracias por tu comentario.

  5. Me parece que hay gente muy intransigente. La música en el metro no creo que sea ningún problema, porque es un lugar de paso. Hay que saber vivir en sociedad.

    • las normas, estan para cumplirlas, quien hace las normas, el que le dice que no puede tocar o el que esta en el sillon??, muchas veces hay que pensar que el que hace cumplir las normas, no es quien las redacta, asi que no hay que echar la culpa quien lo dice sino al del sillon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s