ANTE EL FIN DE LA DOCTRINA PAROT. ¿Debe el Estado revisar su sistema de penas?

Si, si, más vale que empiece a pensar ud. en ello, Sr. Ministro

Si, si, más vale que empiece a pensar ud. en ello, Sr. Ministro

El próximo 20 de marzo, es decir, el miércoles que viene, la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo se reunirá para decidir sobre el recurso presentado por España ante la decisión que tomó ese mismo tribunal en el caso de la etarra Inés del Rio, responsable de 24 asesinatos, denegando la aplicación de la doctrina Parot y obligando al Estado español a indemnizar a la reclusa con 30.000 euros por los perjuicios derivados de su no excarcelación.

Los argumentos del tribunal son poderosos: “nadie podrá ser condenado por una acción o una omisión que, en el momento en que haya sido cometida, no constituya una infracción según el derecho nacional o internacional. Igualmente no podrá ser impuesta una pena más grave que la aplicable en el momento en que la infracción haya sido cometida”.

Independientemente de lo que se decida, y que España está en la obligación de acatar, la consecuencia es el excarcelamiento inmediato de al menos 77 delincuentes de alta peligrosidad. Para alejarnos de la controversia que siempre suscita el referirse a elementos terroristas, pensemos únicamente en uno de los afectados: su nombre es Miguel Ricart, condenado por el triple asesinato y violación de las niñas de Alcasser. De no mediar la aplicación de la doctrina Parot, debería estar ya en la calle. Por otra parte, esta misma semana, el juez Bermúdez en un coloquio celebrado en Bilbao por el Colegio de Abogados, defendía la legalidad de dicha doctrina. Así está el patio.

Como jurista estimo irreprochables los argumentos del Tribunal europeo, es más, les avanzo que España va a perder, ya verán. Como ciudadano ya es otra cosa. Porque eso de que salga a menos de un año por asesinato no termino de verlo bien. Mi yo legal lo entiende, a mi yo humano le repugna que un ser así vuelva a estar entre nosotros.

Quizá deberíamos pasar de doctrinas y artimañas  y empezar a pensar en una reforma de todo el sistema de penas, así como de su cumplimiento penitenciario, beneficios incluidos. Y endurecer algunos casos sin ningún complejo, eso es legal. En otros países europeos tienen cadena perpetua y el Tribunal no dice ni mú.  El problema de la doctrina Parot es el clásico de España, su innata chapucería, el tapar el agujero de un portaaviones con papel del váter y pintarlo del mismo color para que no se note. Al final se nota, claro, y entra el agua. Y puede que hasta huela a mierda.

No crean que la democracia se va a resentir si mañana se arbitran penas más duras para estos monstruos, la gente normal, esa que no vive de la política sino del paro, está mayoritariamente de acuerdo. A fin de cuentas una de las garantías democráticas es estar seguro. Y no lo estamos si ciertos individuos vuelven a las calles con toda su potencia criminal intacta o incluso reforzada por el talego.

Y no hablemos de otra cosa, del negocio de la basura, como yo lo llamo. Ya estoy viendo al Ricart este en Tele 5: “Oiga, ¿y cómo dice usted que las violó?”, le preguntará el presentador, mientras a su lado el operador del polígrafo asiente complacido con la cabeza. Pasen y vean, está a punto de abrir la galería de los horrores.

Ah, y escribirá un libro que seguro vende más que los poemarios de Gil de Biedma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s